NORMATIVIDAD DE VIALIDAD URBANA
EL SISTEMA VIAL URBANO
FUNCIÓN DE LAS VÍAS URBANAS
CLASIFICACIÓN FUNCIONAL DEL SISTEMA VIAL
CLASIFICACIÓN DEL SISTEMA VIAL URBANO
ARTERIAS PRINCIPALES
NORMAS DE PROYECTO
CALLES LOCALES
CALLES PEATONALES
SEÑALES
SOBRE LAS SUSTANCIAS AGOTADORAS DE LA CAPA DE OZONO
IMECAS
LA LLUVIA ÁCIDA
BITÁCORA







CONTENIDO


Hemos tenido la necesidad de proporcionar un apoyo técnico a nuestras investigaciones, organismos y estudiantes relacionados con los temas de planeación y diseño de vialidad urbana, dispositivos para el control del tránsito y mobiliario urbano, se proporciona información organizada que orienta el enfoque y la solución de problemas técnicos sobre esos temas en el ámbito urbano.

En este breve ensayo se concentran una serie de normas de planeación, operación y diseño, relativas al sistema vial urbano, al señalamiento vertical y horizontal, los semáforos y el mobiliario urbano. Después se presenta una Guía para el Diseño de Señal ética Urbana, con el propósito de apoyar el desarrollo de programas de señal ética urbana en la Ciudad de Morelia, que constituyan sistemas de orientación, identificación e información pública que propicien diseños urbanos de calidad en las zonas de importancia histórica, cultural o turística de esta ciudad.

Incluyen inicialmente los planteamientos básicos de los temas tratados y después se presentan las Normas ó Guías específicas con apoyos gráficos, cuadros y fotografías ilustrativas que coadyuven a lograr una mejor comprensión de los temas. Las normas planteadas son propuestas a utilizar conforme a las necesidades específicas de los proyectos.


Así mismo, como apoyos adicionales, en algunos casos se agregan glosarios de términos con los que sea posible precisar el significado de los principales conceptos técnicos.

El trabajo está estructurado para que pueda ser utilizado de manera independiente. No obstante, dada la relación estrecha que existe entre los diferentes temas de tránsito y urbanos facilitarán una mejor utilización de sus contenidos, para los trabajos de planeación y diseño de estas importantes especialidades de la ingeniería y la arquitectura.



NORMATIVIDAD DE VIALIDAD URBANA.



Establece los criterios que deben tomarse en cuenta para la planeación de un Sistema Vial Urbano, en lo relativo a proporciones de áreas viales con el área urbana y espaciamiento por tipo de vía; indica las normas y requisitos que deberán cumplir los proyectos de vialidad urbana.

 

inicio

 

EL SISTEMA VIAL URBANO.

Muchas áreas de las ciudades sufren concentración y cambios en el uso del suelo y la demanda de tránsito ha crecido sin que exista la posibilidad de que aumente proporcionalmente la infraestructura vial, debido a las altas inversiones requeridas.

En las grandes ciudades ocurren congestionamientos y el índice de accidentes
ha aumentado significativamente, contribuyendo al deterioro de la calidad de vida. Los desplazamientos de la población en función de estos factores sufren atrasos importantes.


EL SISTEMA VIAL ESTRUCTURAL DE LAS CIUDADES.

El sistema vial es el principal soporte de los flujos generados por las actividades urbanas y es también el principal estructurador de las ciudades, determinando la localización de las actividades urbanas y sus limitaciones de expansión.

 

inicio



FUNCIÓN DE LAS VÍAS URBANAS.

Un sistema vial urbano desempeña dos funciones principales:

Da acceso a las propiedades colindantes
Permite la circulación, creando los intercambios entre las diversas funciones que se desarrollan en una ciudad y facilita la movilización de sus habitantes.
La mayoría de los problemas relacionados con el incremento de los accidentes y el deterioro ambiental, provienen de conflictos entre las funciones de acceso y circulación.

Para una mejor atención a las necesidades de desplazamiento de la población, para nosotros sería recomendable que la red vial sea estructurada en sistemas, donde las funciones de acceso y circulación asuman proporciones variables.

 

inicio

 

 

CLASIFICACIÓN FUNCIONAL DEL SISTEMA VIAL.

Los principales aspectos funcionales que definen la clasificación de una vía urbana son:

§ El tipo de tránsito que permite.
§ El uso del suelo colindante (acceso a los lotes urbanizados y desarrollo de establecimientos comerciales).
§ El espaciamiento (considerando a la red vial en su conjunto).

 

inicio

 

 

CLASIFICACIÓN DEL SISTEMA VIAL URBANO:

El subsistema primario debe constituir una estructura celular, que aloje en su interior y conecte entre sí al conjunto de núcleos que forman la ciudad. Las vías que componen esta red están destinadas a desplazamientos de más longitud y de mayor volumen de tránsito, de la manera más expedita que sea posible; uniendo los distintos sectores de la ciudad y asegurando la conexión entre la ciudad y la red nacional de carreteras. Tienen como fin secundario el acceso a las propiedades colindantes.

 

inicio

 

 


ARTERIAS PRINCIPALES

Las arterias principales son vías de acceso controlado parcialmente, es decir, las intersecciones que forman con otras arterias o calles pueden ser a nivel, controladas con semáforos o a desnivel. Este tipo de vía cuando la demanda del tránsito futuro lo amerite, se convertirán en vías de acceso controlado, por lo que su derecho de vía deberá ser semejante a estas últimas.


B. Arterias:

Las arterias son aquellas vías primarias con intersecciones controladas con semáforos, en gran parte de su longitud. El derecho de vía es menor que el requerido para las autopistas y arterias principales. Con o sin faja separadora central (camellón); de uno o dos sentidos del tránsito. Puede contar con carriles reversibles o carriles exclusivos para el transporte colectivo (autobuses y trolebuses).

Las arterias permiten conexiones interurbanas con media o alta fluidez, baja accesibilidad y relativa integración con el uso del suelo colindante. Estas vías deben ser integradas dentro del sistema de vías de acceso controlado y permitir una buena distribución y reparto del tránsito con las calles colectoras y locales. El estacionamiento y carga y descarga de mercancías debe ser reglamento.

 

inicio

 

 


NORMAS DE PROYECTO

C A R A C T E R Í S T I C A N O R MA
1.- Velocidad de proyecto 70 - 80 (Km/h)
2.- Volumen horario. Promedio x carril (nivel de servicio "C" Veh/h) En los carriles centrales En los carriles laterales (con 50% de tiempo de luz verde en los semáforos) 1,300 (desnivel)650 (nivel)
3.- Sección transversalNúmero de carriles Derecho de vía(en m)
CENTRALES LATERALES ESTACIONAMIENTO
8 6 2 80
8 4 2 73
6 4 2 73
6 6 2 66
4 6 2 59
4.- Anchura de los carriles de aceleración y deceleración
5.- Pendiente longitudinal máxima § En terreno plano§ En terreno ondulado§ En terreno montañoso Velocidad de proyecto70 Km/h 80 Km/h5% 4%6% 5 %8% 7%
6.- Distancia de visibilidad de parada mínima 90 115
7.- Sobre elevación máxima 10 %
8.- Bombeo 2 - 3 %
9.- Taludes 2:1

 

inicio

 

CALLES LOCALES

C A R A C T E R Í S T I C A N O R MA
1.- Velocidad de proyecto§ En terreno plano§ En terreno ondulado§ En terreno montañoso 50 (Km/h)40 (Km/h)30 (Km/h)
2.- Sección transversal Derecho de vía 14.50 m
3.- Pendiente longitudinal máxima§ En terreno plano§ En terreno ondulado§ En terreno montañoso 4 %8 %15 %
4.- Distancia de visibilidad de parada mínima§ En terreno plano§ En terreno ondulado§ En terreno montañoso 60.00 m45.00 m35.00 m
5.- Longitud máxima para calles locales cerradas 150.00 m
6.- Radio mínimo del retorno en calles locales cerradas 15.00 m
7.- Radio mínimo en las esquinas de las intersecciones§ Calle local con calle local§ Calle local con calle colectoras 3.00 m4.50 m
8.- Bombeo 2 a 3 %

 

inicio

 

 


CALLES PEATONALES

A. Los objetivos que deben cumplir las calles peatonales son:

1) Facilitar el tránsito de los peatones y su acceso a las instalaciones colindantes, proporcionando además seguridad.
2) Conseguir una mayor calidad humana en la zona, mejorando su estética, suprimiendo ruidos y humos e incrementando la convivencia.
3) Estimular una dinámica de revitalización de los centros urbanos como partes de una reestructuración de espacios, que tienda a una utilización más racional de las vías existentes mediante el uso del transporte colectivo.
4) Finalmente, estimular la economía y desarrollo de los centros comerciales.

 

inicio

 

 


SEÑALES

Las señales son placas, fijadas en postes o estructuras, con símbolos, leyendas o ambas cosas, que tienen por objeto prevenir a los usuarios sobre la existencia de peligros y su naturaleza, determinadas restricciones o prohibiciones que limiten sus movimientos sobre la calle o camino, así como proporcionarles la información necesaria para facilitar sus desplazamientos.

UBICACIÓN LONGITUDINAL DE LAS SEÑALES PREVENTIVAS

VELOCIDAD °Km/h 30 40 50 60 70 80 90 100 110
Distanciam 30 40 55 75 95 115 135 135 175

En calles se utilizará la velocidad establecida por las autoridades correspondientes.

SEÑALES INFORMATIVAS

Las señales informativas son aquellas que sirven para guiar a los usuarios a lo largo de su itinerario e informarle sobre las calles o caminos que encuentre, sus sentidos de circulación, los nombres de poblaciones, lugares de interés, etc., y sus distancias; también le proporcionarán ciertas recomendaciones que debe observar.

SEÑALES INFORMATIVAS DE IDENTIFICACIÓN

Las señales de identificación serán las siguientes:
· Nomenclatura.
· Escudo de Carretera Federal. (de ruta)
· Escudo de Carretera de Cuota. (de ruta)

TIPOS DE SEÑALES

Previas, Decisivas y Confirmativas.
Previas.
Deben colocarse anticipadas a la intersección, a una distancia tal que permita a los conductores saber los destinos próximos y preparar con anticipación la maniobra necesaria.
La distancia a la que deben colocarse las señales previas, dependerá de las condiciones geométricas de la vialidad que crucen, así como las velocidades de operación y de la presencia de otras señales con las que no deberá interferir; pero en ningún caso, a una distancia menor de 125 m de la intersección suburbana y mínimo de 50 m en zona urbana.
Cuando el camino principal sea de cuatro o más carriles, es recomendable colocar una señal previa adicional a una distancia de 250 a 500 m del entronque que indique el carril y destino, con la finalidad de señalar al usuario, con la anticipación debida, el carril que debe tomar para llevar a cabo la maniobra deseada.
Decisivas.
Se colocarán en el punto donde el usuario efectuará la maniobra para tomar la ruta por la que se ha decidido.
Confirmativas.
Se colocarán después de la intersección, a una distancia en la que ya no exista el efecto de los movimientos direccionales, pero en ningún caso a una distancia menor de 100 m de la intersección.

Tipo de señal Altura delas letrasmayúsculas (cm) Altura dela placa(cm) LongitudDe la placa(cm) Número derenglones Uso
Candelero 15 30 150 1 Calle urbana
20 40 180 1 Av. Principal
25 60 240 1 Vías rápidas


SEÑALES INFORMATIVAS DE RECOMENDACIÓN


Las señales informativas de recomendación son láminas rectangulares con las esquinas redondeadas, colocadas en apoyos adecuados y con su mayor dimensión horizontal.

Tanto las placas como los soportes deberán tener resistencia, durabilidad y presentación.

El radio para redondear las esquinas será de 4 cm, quedando el radio interior de 2 cm para la curvatura del filete.

Las dimensiones de las señales informativas de recomendación serán las siguientes:

Tipo de señal Altura delas letrasmayúsculas (cm) Altura dela placa(cm) LongitudDe la placa(cm) Número derenglones Uso
Candelero 15 30 150 1 Calle urbanaAv. Principal
15 61 150 2
Candelero 20 40 150 1 Vías rápidas
20 71 150 2


SEÑALES DE INFORMACIÓN GENERAL

Las señales de información general, son placas rectangulares con las esquinas redondeadas, colocadas con su mayor dimensión horizontal sobre apoyos adecuados. Tanto las placas como los soportes deberán tener resistencia, durabilidad y presentación.

 

inicio

 

 

MEXICO EN EL PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD.

El Comité del Patrimonio Mundial ha inscrito los siguientes bienes en la Lista del Patrimonio Mundial. Esta Lista, repertoriada en orden alfabético del país que presento la proposición de incripción, esta fechada de diciembre de 2001.

México
1987 Centro histórico de Oaxaca y zona arqueológica de Monte Albán
1987 Ciudad prehispánica de Teotihuacan
1987 Centro histórico de México y Xochimilco
1987 Ciudad prehispánica y parque nacional de Palenque
1987 Sian Ka'an
1987 Centro histórico de Puebla
1988 Centro histórico de Guanajuato y sus minas adyacentes
1988 Ciudad prehispánica de Chichén-Itzá
1991 Centro histórico de Morelia
1992 Ciudad prehispánica de El Tajín
1993 Pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco
1993 Centro histórico de Zacatecas
1993 Santuario de ballenas de El Vizcaíno
1994 Primeros monasterios del siglo XVI, sobre las laderas del Popocatepetl
1996 Ciudad prehispánica de Uxmal
1996 Zona de monumentos históricos de Querétaro
1997 Hospicio Cabañas, Guadalajara
1998 Zona arqueológica de Paquimé, Casas Grandes
1998 Zona de monumentos históricos de Tlacotalpán
1999 Zona de monumentos arqueológicos de Xochicalco
1999 Ciudad histórica fortificada de Campeche

 

inicio

 

 

SOBRE LAS SUSTANCIAS AGOTADORAS DE LA CAPA DE OZONO


Cronología año con año de los hechos que culminan con el Protocolo de Montreal.

Evolución posterior de los acontecimientos.

1990
Reunión de Londres: las Partes acuerdan la eliminación de los CFCs y halones para el año 2000.Se crea el Fondo Multilateral para aportar ayuda financiera a los países en desarrollo para la reconversión industrial y para el reciclado de CFCs.
1991
Se pone en funcionamiento un Fondo Multinacional Interino con un presupuesto para tres años de u$s 240 millones.El PNUMA inaugura el Programa Acción Ozono.Un grupo de expertos del Protocolo pide controles más severos que los acordados en 1990, incluyendo entre las restricciones a los HCFC.Se sanciona en la Argentina la Ley 24.040 auspiciada por los industriales aerosolistas a través de su Cámara, que viene a legitimar la voluntaria decisión adoptada en 1988 por la industria de ese sector. La norma establece que a partir de los dos años de promulgada la ley sólo se autoriza el uso de CFCs en aerosoles medicinales para inhalantes bronquiales y en limpiadores de contactores electrónicos, ambos productos de insignificante relevancia en cuanto a la cantidad de CFCs utilizada y hasta que esos dos rubros encuentren propelentes alternativos.La ley apunta únicamente al uso de CFCs en aerosoles, pero deja fuera a los principales consumidores de esos gases (industrias del frío y plástica, particularmente).
1992
Reunión de Copenhague: las Partes acuerdan una aceleración del programa de eliminación de sustancias controladas e imponen a los países desarrollados un control para los HCFC y los HBFC.El PNUMA realiza en Caracas un taller para analizar la aplicación del Protocolo de Montreal en América latina y el Caribe. La Cámara Argentina del Aerosol es invitada a participar y a exponer la experiencia de la industria local, pionera en el país en cumplimentar los términos del Protocolo. En la reunión de Caracas se informa sobre sustancias alternativas que pueden reemplazar a los CFCs en la cadena del frío y en determinadas ramas de la industria plástica (como es el caso de la fabricación de colchones de espuma).
1993
Las partes del PM acuerdan no permitir ninguna ampliación a los plazos de producción de halones más allá de la fecha definitiva (1994) acordada en Copenhague.
1994
Se informa que en los países desarrollados el consumo de CFCs y halones se redujo un 50% entre los años 1986-1992, pero que en los países en desarrollo creció el consumo de las sustancias controladas por el Protocolo de Montreal. Esta circunstancia autorizaría a suponer que con excepción de la industria aerosolista, las demás usuarias de CFCs (particularmente las industrias de la refrigeración en todas sus etapas y aplicaciones industriales y domésticas, y la industria plástica que emplea los CFCs en la fabricación de espumas, paneles, etc.) continúan utilizando los CFCs en lugar de recurrir a sustancias alternativas que no agoten la capa de ozono.
1995
La Academia de Ciencias de Suecia otorga el Premio Nobel de Química a los investigadores Molina, Rowland y Crutzen que en 1974 demostraron que los CFCs agotan la capa de ozono. Los fundamentos destacan que a partir de este reconocimiento ya no podrá dudarse más que la emisión de los gases clorofluorocarbonos mencionados específicamente por el Protocolo de Montreal son los principales responsables del adelgazamiento de la capa de ozono.Publicaciones del PNUMA señalan que continúan las tendencias señaladas en el año 1994: hay una disminución del consumo de sustancias controladas por el Protocolo de Montreal en los países desarrollados, pero paradójicamente se registra un crecimiento de un 46% en países en desarrollo, presumiblemente por las razones que se expusieron anteriormente, es decir, que en las heladeras domésticas e industriales, en los equipos de aire acondicionado, en los colchones de espuma, en los paneles de las heladeras y de los automóviles, en las bandejas para alimentos de los supermercados y en otros productos, todavía se usan los cuestionados CFCs.En la Séptima Reunión Ministerial de los firmantes del Protocolo con la presencia de más de cien delegados, se acordó la necesidad de intensificar las medidas para proteger la capa de ozono. Los países industriales deberán dejar de usar el bromuro de metileno en el año 2010 (excepto para usos esenciales en la agricultura) y HCFC en el año 2020; los materiales ya existentes podrán utilizarse hasta el año 2030. Los países deberán reducir el nivel mínimo actualmente en vigor para los HCFC (el consumo de HCFC en 1989, más 3,1% del consumo de CFC en 1989) reduciendo el nivel de CFC al 2,8% a partir de 1996. Los países industriales acordaron congelar a partir del año 2002 los niveles de bromuro de metilo tomando su media de producción y consumo del período 1995/1998 como base. También acordaron congelar a partir del año 2016 su producción y consumo de HCFC a los niveles del año 2015 y se espera una reducción total para el año 2040.
1996
En marzo visita la Argentina el científico mejicano-estadounidense, Dr. Mario Molina, uno de los tres galardonados el año anterior con el Premio Nobel de Química. El Dr. Mario Molina asiste al lanzamiento del Premio Aerosol de Plata que lleva su nombre y que fuera instituido por la Cámara Argentina del Aerosol para reconocer los tres mejores trabajos de investigación periodística sobre la problemática atmosférica que se publiquen en la prensa escrita, se transmitan por radio y se emitan por la televisión.En noviembre de ese año se otorgan los primeros premios (en prensa escrita, por un trabajo de investigación publicado en la revista Muy Interesante, y en prensa oral a una investigación periodística efectuada en la emisora FM Ecológica).
1997
La Cámara Argentina del Aerosol completa la preparación de un trabajo de divulgación escolar sobre la problemática atmosférica consistente en la entrega de un amplio documento informativo para que los docentes de los últimos grados pueda preparar una clase magistral con el apoyo de un vídeo confeccionado a ese fin por CADEA. La campaña escolar de la Cámara fue declarada DE INTERÉS EDUCATIVO por el Ministerio de Educación de la Nación. El 16 de setiembre se cumplen 10 años del Protocolo de MontrealEl gobierno canadiense en colaboración con el PNUMA organiza una serie de actividades conmemorativas: Foro Tecnológico; Coloquio Científico; Día Internacional del Ozono (el 16 de setiembre, consistente en presentaciones magistrales sobre historia, ciencia, tecnología y política; discursos de personalidades de renombre mundial; recepciones; eventos artísticos y culturales; actividades para jóvenes).

 

inicio

 


IMECAS.

En este asunto de los Imecas, la contaminación y la salud, se nos repite con insistencia que tanto los Imecas como las políticas de gestión y control de la contaminación atmosférica han sido "diseñados" para facilitar la participación ciudadana. Sin embargo, hay un buen número de asuntos en los que no queda nada claro cómo se tomaron las decisiones ni, menos aún, cuál es su significado real para la protección de la salud de los mexicanos (art. 4º constitucional). Por cierto, no hay que olvidar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) -de la que nuestro país es parte-, salud es el "estado de perfecto bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de enfermedades".
Por lo que toca a los Imecas, habría que ver entonces si hay una explicación, al menos digna, para los siguientes asuntos:
a. Exposición aguda vs exposición crónica
La interacción entre un compuesto tóxico y un organismo -en este caso entre los contaminantes atmosféricos y los seres humanos- puede ocurrir principalmente de dos formas: de manera ocasional y por lapsos breves, aunque las concentraciones de as sustancias pueden ser muy altas (exposición aguda), o bien durante un período prolongado, aunque las concentraciones sean muy bajas (exposición crónica). Está perfectamente demostrado que, en el segundo caso, las concentraciones del tóxico que son necesarias para causar daño se reducen muchísimo, aunque el daño no será inmediato (agudo), sino que podrá tardar años en manifestarse, esto es, será "crónico". El daño agudo puede incluir signos y síntomas graves, inclusive causar la muerte; en contraste, los signos y síntomas de un daño crónico al principio no son graves, con facilidad pasan desapercibidos o se confunden con los de diversas afecciones y usualmente es difícil asociarlos con una causa específica, pero sus resultados -por ejemplo, enfermedades coronarias, asma crónica o afecciones neurológicas- con frecuencia son de gravedad o, peor todavía, irreversibles. También pueden causar la muerte, sólo que con mayor sufrimiento para el afectado y su familia y mayores gastos y repercusiones adversas de tipo familiar y social. Dicho de otro modo, no es lo mismo morirse de un balazo que de cáncer, ni dedicar el patrimonio familiar a educación y diversiones que a la atención de una enfermedad crónica.
Entonces, es evidente que los criterios de prevención del daño no pueden ser los mismos en la exposición aguda que en la crónica, tal como los daños no serán del mismo tipo, ni las concentraciones del tóxico similares, pues en la exposición crónica son siempre menores.
Esto viene a cuento porque la relación de los Imecas tiene un parecido sorprendente con los valores que en otros países se usan para determinar cuándo hay una emergencia ambiental, o sea, un episodio agudo de contaminación en el que las concentraciones de los contaminantes atmosféricos se elevan rápidamente. Si esto es así, ya podrían irnos explicando las autoridades del caso con cuáles razones justifican que los niveles de contaminantes que en otros países se consideran "seguros" para ocasiones excepcionales, en el nuestro sirvan para "garantizar" la salud de unos 20 millones de personas expuestas cotidianamente a esas concentraciones elevadas de contaminantes.
Claro que, además de ser técnicamente correcta, esta explicación debería estar en un lenguaje adecuado para el nivel promedio de escolaridad de los habitantes del DF y sus alrededores.
b. Exposición única vs exposición múltiple
Está plenamente demostrado que los resultados de estar expuesto a una sola sustancia (exposición única) no son los mismos que los de estar expuestos a dos o más (exposición múltiple. En el primer caso, los efectos adversos se pueden predecir con base en estudios de laboratorio y, por lo tanto, es posible proponer medidas adecuadas de prevención y control. La situación es muy diferente cuando el individuo está expuesto a dos o más sustancias, aunque sean de baja toxicidad. Ocurren entonces diversas interacciones de las sustancias entre sí y con el organismo, y como consecuencia los efectos pueden sumarse (ser aditivos), aumentar (o ser sinérgicos), aparecer o ser distintos(de "potenciación") o disminuir(antagónicos).
En cuanto a la contaminación atmosférica, no hay duda de que la exposición es múltiple y no hay la más mínima probabilidad de que un individuo esté expuesto solamente al contaminante A (o el B, el C o el D), sino que siempre respiramos mezclas de aire "puro" y distintos contaminantes y que éstos cambian de sitio en sitio y, a veces, de hora en hora. Se sabe perfectamente que cada uno de los contaminantes atmosféricos tiene algún efecto indeseable sobre la salud(pequeño o grande, no importa, porque ya nos dijo la OMS lo que es la salud); en consecuencia, en el mejor de los casos, como resultado de la interacción de los contaminantes en nuestro organismo habrá un efecto aditivo. Sin embargo, lo más probable es que se observe un efecto sinérgico, como ya está más que demostrado para varios contaminantes en países en los que sí se hacen investigaciones suficientes y adecuadas sobre estos temas.
La conclusión lógica es que no pueden asignarse concentraciones "seguras" para un contaminante atmosférico -ni siquiera 5 Imecas- cuando se desconoce cuáles otros compuestos se están respirando, en qué concentraciones (reales, no Imecas), ni por cuánto tiempo, y sin tomar en cuenta todos los posibles efectos sinérgicos, aditivos y de potenciación en los diferentes casos. Cualquier otra conclusión, por muy tranquilizante que sea y por muchas porras (oficiales) que permita echarle a los programas(oficiales) de gestión y control de la contaminación, no podrá respaldarse científicamente.
De esto resulta también que centrar la atención -de la sociedad o de las autoridades- en uno solo de los contaminantes conocidos o, peor todavía, en uno solo de los que estamos midiendo, no es más que desviarla del hecho irreductible - tan necio como es necia la realidad- de que no estamos, estaremos ni hemos estado expuestos sólo a él.
Aquí sería interesante saber cómo se calculan (si es que se calculan) los Imecas, por ejemplo, para partículas suspendidas totales cuando éstas son de agua ácida, de plomo o de otro metal tóxico, cuando van impregnadas de ozono (muy oxidante y generador científicamente reconocido de radicales libres, aunque no nos guste) o de hidrocarburos aromáticos como el benzopireno o el benceno, que ya sabemos que causan cáncer.
Si, como es muy probable, los Imecas hubieran sido establecidos con base en la exposición a un solo contaminante -teórica, por otra parte, mientras no sepamos cuáles son las concentraciones reales- esto bastaría para descalificar dicha escala por los siglos de los siglos, en particular para las exposiciones crónicas. Por otro lado, si sólo se tomaron en cuenta algunas de las interacciones posibles, es evidente que, sea lo que sea lo que indiquen los Imecas, no reflejarían la realidad y, por tanto, no serían "índice" de nada, ni, de ser cierta su disminución, justificarían complacencias ni triunfalismo de ningún tipo.
c. Efectos inmediatos vs efectos mediatos
Como su nombre lo dice, los primeros se presentan poco después de la exposición y, cuando ocurren, suelen ser bastante dramáticos. Un buen ejemplo es la muerte de los pajaritos que ocurrió en el DF y su zona metropolitana en febrero de 1987. Sin embargo, en la mayoría de l os casos se requiere de un plazo bastante largo para causar un efecto apreciable; inclusive, algunos agentes físicos y químicos causan efectos sobre generaciones posteriores a la que estuvo expuesta (transgeneracionales). Los efectos que ocurren a largo plazo, aunque mucho menos "aparatosos" suelen, en realidad, ser más graves porque, como ya se dijo, a menudo son irreversibles. Por ejemplo, el daño al sistema nervioso central que causan el mercurio o el plomo.
En esto de los efectos de la contaminación la mayoría de los ciudadanos cree -y a lo mejor también las autoridades- que en casos graves de contaminación atmosférica caeremos al suelo como les pasó a los pajaritos, cuando ni en Londres ocurrió así.. No nos dicen -o nos dicen que no hay estudios- que en realidad el mayor riesgo de la exposición crónica a los contaminantes del aire en las grandes ciudades mexicanas son los efectos a largo plazo, o esa que como la exposición es crónica los efectos también serán crónicos. O sea que muy pocos moriremos en las calles o en las ambulancias, ni siquiera en casos de emergencia ambiental. La gran mayoría alcanzaremos a llegar a nuestra casa y, como sí saben las autoridades, nuestro certificado de defunción dirá algo así como " fallecimiento por paro cardiorespiratorio", nunca: "fallecimiento por exposición crónica al ozono" o por "exposición aguda al bióxido de azufre". Ni siquiera se podrá -como sucedió en Londres- determinar que hubo un exceso de muertes con respecto a las esperadas porque, suponiendo que en México existan los datos de muertes esperadas, han de ser "top secret", como tantos otros.
Y como en cuestiones de salud la muerte -por demás evidente y trágica- de los pinos del Ajusco o la caída de las torres de alta tensión de la CFE de seguro no cuentan, porque han de ser asunto de otro sector, seguiremos escuchando la frase mágica que se inventó en los tiempos de la desaparecida Subsecretaria del Mejoramiento del Ambiente:" no se ha aprobado epidemiológicamente que la contaminación ambiental de la ciudad de México afecte la salud", o cualquiera de sus múltiples variantes, como "científicamente no se ha probado, etc., etc., etc.," ( o bla, bla, bla, lo que nos guste más )y, claro está, entendiendo lo que se intenta que entendamos: que no hay efectos, cuando lo que se dice realmente es que " no hay estudios", "los estudios no son suficientes o adecuados", "se han realizado en condiciones incorrectas", o algo equivalente.
En este punto sería por demás interesante que alguien nos explicara seriamente por qué, a pesar de las múltiples declaraciones de "ecologismo" oficial no sólo no hay estos estudios que urgen, o los que hay no son adecuados, sino por qué no los hay y por qué no se les dan a los epidemiólogos ambientales de México - que los hay, y muy buenos - todos los recursos y el apoyo que requieren para hacerlos y, de pasada, por qué los mejores estudios que se han hecho en este país sobre estos temas han tenido que depender de la buena voluntad e interés de instituciones de otros países o de los de la OMS o la Organización Panamericana de la Salud.

Por las limitaciones de espacio, quedan para después los efectos concomitantes de otros factores, por ejemplo la altura o la desnutrición, los periodos de exposición máxima a que deben referirse los Imecas y la manera en que se nos informa de éstos cotidianamente. También se deja para otro día el asunto, tan interesante, de la forma en que se pasa de una fase a otra en los programas de contingencia ambiental. Claro que de todo esto surgen muchas preguntas, las que también se quedan para la próxima.(3)
El Plan de Contingencias
En este momento, el plan establece que, cuando los valores de Imeca estén por debajo de 100, la situación se considera favorable y no hay que hacer nada; cuando están entre 100 y 250 "hay que estar atentos a la información oficial" y reducir las actividades físicas al aire libre; al rebasar el nivel de 250 Imecas se pasa a la fase 1 del plan, y las actividades industriales se reducen parcialmente.
Si no lee "la letra chiquita", el ciudadano despistado puede creer que reduce sus actividades toda la industria del Valle de México; no es así, las reducirán solamente las cerca de 300 "industrias concertadas", a las que se considera más contaminantes. Después de 350 Imecas se pasa a lo que llama fase II, en la cual se pide una mayor reducción de las actividades de la industria (entre 50 y 70 por ciento) pero, de nuevo, sólo de las "industrias concertadas", es decir, algo menos del uno por ciento de la planta industrial de la zona y el programa "Hoy no circula" se aplica a dos días consecutivos (es decir, cada día en que se aplica el programa, no circula el 40 por ciento del parque vehicular).
Respecto al plan, hay que destacar sobre todo tres detalles. En primer lugar, a pesar de que las mismas autoridades admiten que el valor de Imecas que es "seguro" para la salud se encuentra entre los 0 y los 100, no justifican de ninguna manera por qué las acciones de control empiezan hasta los 250 Imecas, ni por qué son tan tibias las medidas que se toman. Por otra parte, el nivel en que entra en operación el plan y en que se pasa de una fase a otra se ha ido "moviendo" hacia arriba de manera lenta (y casi clandestina); esto es, todavía no hace mucho, la fase I entraba en operación a los 200 Imecas, y así sucesivamente.

Es también interesante notar que entre 100 y 250 Imecas, nivel en el que hasta las autoridades aceptan que la calidad del aire es "mala", no se toman medidas ni se nos pide otra cosa que "estar atentos".

Es evidente que si la fase I se "activará", por ejemplo, a los 150 Imecas, prácticamente pasaríamos la mayor parte del año en "emergencia ambiental", porque, en este momento, los días en que los índices se mantienen por debajo de ese nivel son menos de cuarenta al año (La Jornada, 2/1/94). Esta puede ser una de las razones para la "inflación" de los Imecas en que se aplica el plan.
¿Y la Industria?
Desde que los problemas de contaminación atmosférica en la ciudad de México empezaron a ser evidentes, y hasta el momento, a la industria se le ha tratado con muchísima "comprensión" (realismo económico, le dicen). Para empezar, sin tener realmente pruebas "científicas", se ha ido designando una serie de falsos culpables, de gran utilidad como ya vimos, hacia los cuales se desvía la mirada de la ciudadanía, entre otras cosas, para evitar que se centre en un culpable potencial que, mientras no se demuestre lo contrario de manera independiente y creíble, tiene por lo menos las mismas posibilidades de contribuir a los problemas de contaminación atmosférica en las ciudades mexicanas que los autos o la quema de llantas. Así, fue hasta después del cierre de la refinería (oficialmente se aceptó que contaminaba hasta que se cerró) que se empezaron a tomar algunas medidas -tímidas, pero medidas al fin- para controlar la contaminación generada por la industria. Esta tendencia se acentuó con la creación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, pero ni aún ahora las autoridades tienen la capacidad técnica o administrativa que se requiere para vigilar correctamente siquiera a la "industria concertada", por no hablar de las aproximadamente 29 mil 700 industrias de la zona metropolitana que no están "concertadas" ni, mucho menos, de la planta industrial del país.

Así, mientras cotidianamente deja de circular el 20 por ciento del parque vehicular de la ciudad la industria sigue como si nada y sólo se espera que reduzcan sus actividades el uno por ciento de ellas hasta que se llega a los 250 Imecas "y las condiciones atmosféricas son desfavorables". Que se suponga que estas industrias son las más contaminantes no hace menos incongruente ni tibia la medida.

Cuadro 1. Puntos de quiebre para el PSI. Contaminante, unidades de medición y tiempo de promediaciónl'
COppm SO2ppm PSTµg/m3 SO2 x PST(µg/m3) NO2ppm Oxppm
Tiempos de promedación (horas) 8 24 1 1 0.04
50% del NAAQS primario 50 4.5 0.07 150 a b b 0.08
NAAQS primario 100 9 0.14 260 b b 0.10
Alerta 200 15 0.3 375 65,000 0.6 0.40
Precaución 300 30 0.6 625 261,000 1.2 0.50
Urgencia 400 40 0.8 875 393,000 1.6 0.60
Riesgo sustancial 500 50 1.0 1,000 490,000 2.0
a = NAAQS secundario.b = No hay NAAQS1. No se informa PSI por debajo del nivel de alerta.ppm = partes por millón.


Cuadro 2. Contaminantes normados, concentración y periodo de información
Contaminante Valor normado Periodo Periodo
Ozono 0.110 1 hora
Bióxido de azufre 0.130 24 horas
Bióxido de nitrógeno 0.210 1 hora
Monóxido de carbono 11 8 horas
PST 260 µg/m3 24 horas
PM1 0 150µg/m3 24 horas
Plomo 1.5 µg/m3 3 meses


Cuadro 3. Nivel IMECA, posibles efectos en las salud y medidas de tipo preventivo.Dirección General de Salud Ambiental, S.S.A. 1994
Nivel IMECA Posibles efectos en la salud Medidas de tipo preventivo
0 a 1 00 No se presentan efectos negativos en la salud de la población.Es posible realizar todo tipo de actividad físicapor todos los grupos humanos. En este nivel, no es necesaria ninguna medida de tipo preventivo.
101 a 250 Es posible que:Se presente irritación conjuntival o dolor de cabeza en cualquier grupo de la población.Los enfermos del corazón o de los pulmones reactiven los síntomas de sus padecimientos.Los lactantes, los ancianos y los fumadores presenten trastornos funcionales del aparato respiratorio y cardiovascular, como aumento de la frecuencia respiratoria, sensación de falta de aire y palpitaciones.La población general sana sienta molestias como ardor de ojos, dolor de cabeza, aumento de la frecuencia respiratoria, sensación de falta de aire y palpitaciones, en especial al realizar alguna actividad física intensa. En este nivel deben adoptarse conductas generales que disminuyan la exposición a la atmósfera contaminada, en especial por parte de la población que presenta características de riesgo o mayor susceptibilidad, como los niños, los ancianos, las embarazadas y los enfermos crónicos del corazón o los pulmones:es recomendable para toda la población la adopción de las siguientes recomendaciones:Evitar la exposición a la atmósfera contaminada.Abstenerse de realizar ejercicio o actividad física intensa al aire libre.Permanecer en ambientes cerrados mientras dure el episodio de elevación de contaminantes.
251 a 300Fase I del Programa de Contingencias Ambientales Los lactantes, los ancianos y los fumadores pueden presentar las molestias descritas para el nivel anterior, además de alteraciones de tipo inflamatorio (tos, expectoración y espasmo bronquial) en el sistema respiratorio.Es posible que la población sana presente trastornos funcionales del aparato respiratorio y cardiovascular, como aumento de la frecuencia respiratoria y cardiaca, sensación de falta de aire y palpitaciones, en especial cuando realice ejercicio o actividad física intensa al aire libre. A partir de este nivel de contaminación, es recomendable para todos los grupos de población, y especialmente para los grupos con mayor susceptibilidad, adoptar las siguientes medidas de prevención de riesgos:Medidas generales:Evitar la exposición a la atmósfera contaminada.No realizar ejercicio o actividad física intensa al aire libre. Permanecer en ambientes cerrados mientras dure el episodio de elevación de contaminantes.Evitar agresiones adicionales del aparato respiratorio:Evitar fumar y exponerse al humo de tabaco.Evitar los cambios bruscos de temperatura.Disminuir el contacto con personas que presenten infecciones de las vías respiratorias.Reforzar los mecanismos naturales de defensa del organismo mediante:Ingestión abundante de líquidos, de preferencia jugos naturales de frutas.Consumir abundantes frutas y legumbres.Atención médica oportuna:Las personas susceptibles deben acudir al médico en caso de presentar reactivación de su padecimiento.Las mascarillas, los purificadores de aire o la inhalación de oxígeno no constituyen medidas científicamente comprobadas de protección ante la elevación de los niveles de contaminación atmosférica, mientras que su empleo indiscriminado sí puede representarincremento en el riesgo para los grupos susceptibles.Mantenerse atento a las recomendaciones delas Instituciones del Sistema Nacional de Salud, atravésde los mediosdecomunicación masiva.
351 en adelanteFases ll y lll del Programa de Contingencias Ambientales A partir de estos niveles de contaminación, algunos informes de investigación señalan la posibilidad de que:Los enfermos crónicos de los pulmones o del corazón reactiven su padecimiento de base.Los lactantes, los ancianos y los fumadores pueden presentar alteraciones de tipo inflamatorio del aparato respiratorio.La población general sana está en riesgo de presentar alteraciones de tipo inflamatorio en el aparato respiratorio, aun sin realizar ejercicio o actividad física intensa, cuando se encuentre al aire libre.

Cuadro 4. Algoritmo simplificado para el cálculo del IMECA. Comisión Metropolitana para la Regulación y Controlde la Contaminación Ambiental en el Valle de México 1994.
PST O a 260 mcg/m3 260 al1,000 mcg/m3 IPST=0.38461538CPSTIPST=(0.54054CPST)-40.54054
PM 10 O a 50 mcg/m351 a 350 mcg/m3351 a 420 mcg/m3421 a 500 mcg/m3501 a 600 mcg/m3 IPM10 = CPM10IPM10 = (1/2) CMP10 + 25IPM10=(10/7) CPM10 - 300IPM10=(10/8)CMP10-225IPM10= CMP10 - 100
SO2 O a O.13 ppm0.13 a 1.00 ppm IS02=769.230769CSOzIS02=(459.770114CSO2)+40.22989
CO O a 11 ppm11 a 50 ppm ICO=9.09091CCOICO=(10.81081CCO)-12.82051
NO2 O a 0.21 ppm0.21 a 2.00 ppm IN02=476.190476CNO2IN02=(223.463687CNO2)+53.07264
O3 O a O.11 ppm0.11 a 0.60 ppm I03=909.090909 C03I03=(816.32653 C03) + 10.20409

 

inicio

 

 


LA LLUVIA ACIDA.

Desde la detección de un gran incremento en los niveles de precipitación ácida en la década de los sesentas, el interés sobre la lluvia ácida ha aumentado cada vez más. La lluvia ácida es una de las mayores preocupaciones ambientales de nuestros días.
Posiblemente ha escuchado hablar de la lluvia ácida, pero quizás nunca acerca de nieve ácida, niebla ácida, gases ácidos ni polvo ácido. Todos estos ácidos tienen que ver con contaminantes atmosféricos y pueden dañar su salud, oscurecer el cielo y lastimar al medio ambiente. Es normal incluir todos los contaminantes atmosféricos de naturaleza ácida dentro del término "lluvia ácida", incluso si no tienen que ver con una lluvia propiamente dicha. Así lo haré también a lo largo de este artículo.
Dicho brevemente, la lluvia ácida es una consecuencia directa de la capacidad natural de autolimpieza de la atmósfera terrestre. Las precipitaciones ácidas contienen altos niveles de compuestos químicos de naturaleza ácida (dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno) que provienen, en su mayoría, de emisiones industriales y de procesos naturales, tales como la actividad volcánica. Estos compuestos llegan a reaccionar en la atmósfera para producir ácido sulfúrico, ácido nítrico (ambos ácidos altamente corrosivos) y ozono (uno de los compuestos más involucrados en mantener el calor y los contaminantes cerca de la superficie de la Tierra, cualidad conocida como efecto invernadero.)
Una de las causas principales de la lluvia ácida es la quema de carbón en gran escala. Esto sucede principalmente cuando se trata de producir electricidad a partir de carbón. En algunos lugares, este combustible presenta una concentración relativamente alta de azufre. Una vez que el carbón es quemado, el azufre se libera en la atmósfera en forma de dióxido de azufre. Las grandes carboeléctricas queman grandes cantidades de carbón, así que su descarga de dióxido de azufre en la atmósfera es enorme. Independientemente del dióxido de azufre, a partir de la combustión de carbón también se generan óxidos de nitrógeno. Todos estos compuestos están relacionados con los dos ácidos fuertes que mencioné en el párrafo anterior.
El dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno liberados en la atmósfera se elevan y son transportados por las corrientes de aire. Cuando los vientos así contaminados soplan en áreas con un clima húmedo, los ácidos se integran a la lluvia, nieve y niebla. En los lugares donde el clima es seco, los ácidos pueden bajar al suelo en forma de gases y polvo.
A pesar de que la alarma sobre la lluvia ácida proviene de hace tres décadas, los compuestos capaces de producir ácidos peligrosos han estado presentes en la atmósfera terrestre desde hace mucho tiempo. Incluso antes de la Revolución Industrial, los procesos naturales en consecuencia de la actividad de los volcanes y de algunas bacterias llegaban a producir ácidos sulfúrico y nítrico y a liberarlos en la atmósfera. Con estos contaminantes en el aire, la reacción natural de la atmósfera es la de limpiarse a sí misma, deshaciéndose de estos ácidos por la vía de precipitación. La creciente actividad industrial ha ocasionado que se descarguen compuestos que pueden convertirse en esos contaminantes, los cuales son enviados al suelo debido a este proceso de autolimpieza.
No existe alguna forma conocida de determinar la fuente causante de la contaminación de una gota de agua de lluvia. Por ejemplo, una gota que caiga en Morelia puede contener ácido sulfúrico proveniente de Querétaro. No hay una manera precisa de determinar su origen.
Tanto el fenómeno de erosión en algunos suelos y bosques, así como el de contaminación de corrientes subterráneas de agua han sido relacionados con la lluvia ácida.
Se ha observado que algunos lagos, ríos subterráneos y otros que corren normalmente sobre la superficie de la Tierra, tienen cierta capacidad natural para neutralizar la acidez de una precipitación contaminada. Sin embargo, otros muchos ríos y lagos no poseen esta capacidad de neutralización y son contaminados directamente por causa de la lluvia ácida.
Existen también lagos, ríos y arroyos que son, de manera natural, ligeramente ácidos, pero la lluvia ácida puede aumentar dramáticamente su acidez. Condiciones de acidez extrema pueden dañar seriamente la vida de plantas y animales.
Las corrientes y lagos ácidos se han encontrado ya en muchos lugares, sobre todo en países que dependen principalmente de las plantas que usan carbón para producir energía eléctrica. Cuando en uno de esos sitios cae una fuerte lluvia o una tormenta de nieve, tanto los ríos como los lagos suelen experimentar un aumento temporal de su acidez que puede durar días e incluso semanas.
Hay quienes afirman que la lluvia ácida ha llegado a dañar seriamente algunos árboles en los lugares donde su concentración es más intensa. Contrariamente con la relación de la lluvia ácida y la contaminación de corrientes de agua subterráneas (que ya ha sido plenamente establecida), la relación entre la erosión de los bosques y la lluvia ácida aún no es muy clara.
Además, la contaminación del aire causada por ácidos se ha relacionado con problemas en el sistema respiratorio de niños y de personas que padecen asma. Incluso la gente saludable puede sufrir algún daño en los pulmones debido a la inhalación de aire contaminado por ácidos. Independientemente de los efectos adversos en la salud y en el medio ambiente, la lluvia ácida llega a carcomer hasta construcciones de piedra de forma considerable.
Estos daños ocurren con más intensidad y frecuencia en los lugares muy cercanos a las fuentes emisoras de dióxido de azufre. Las ciudades vecinas a fábricas de celulosa y papel, así como las que colindan con plantas carboeléctricas, suelen ser las más afectadas.
En los lugares donde la lluvia ácida se ha vuelto un problema verdaderamente serio se han comenzado a tomar medidas para refrenarla. Primeramente, se han limitado las emisiones de dióxido de azufre en plantas cercanas a asentamientos humanos y reservas ecológicas. La reducción en las emisiones de este compuesto se han visto ya reflejadas en una importante disminución de la concentración de la lluvia ácida. Para lograr esto ha sido necesaria la instalación de nueva tecnología en las plantas carboeléctricas, así como la utilización de fuentes alternativas para generar electricidad (como el Sol, el viento, etc.) También han sido ideadas fuertes campañas de concienciación dirigidas hacia los usuarios, para lograr que la producción de electricidad sea la absolutamente indispensable.
En un futuro no muy lejano todas las plantas carboeléctricas deberán instalar algún sistema de monitoreo para el dióxido de azufre y para los óxidos de nitrógeno. De esa manera se logrará tener un buen control sobre las descargas de estos compuestos en la atmósfera.
En lo que toca a los óxidos de nitrógeno, también se requerirá que los autos nuevos incorporen tecnología que reduzca su emisión. Esto ocasionará que los niveles de contaminación del aire por ácidos disminuyan aún más. Asimismo, reducirá considerablemente la formación de smog.
Todavía hay mucho por hacer respecto de la lluvia ácida. Por eso es importante poner manos a la obra antes de que sea demasiado tarde.


inicio

 

 


BITÁCORA

 

FECHA
NOMBRE
HORA
ASUNTO
16-05-2002
Sandy
12:30pm
Tomar de tiempos de semáforos
16-05-2002
Rafael
12:30pm
Cuantificación de faltas de transito
16-05-2002
Sergio
12:30pm
Tomar tiempo de los semáforos
16-05-2002
Juan Manuel
12:30pm
Observaciones
16-05-2002
Sergio
12:30pm
Cuantos carros pasan por minuto.
16-05-2002
Sandy
12:30pm
Cuantos respetan la línea peatonal.
23-05-2002
Juan Manuel
12:30pm
No. de autos que no respetan la línea peatonal
23-05-2002
Rafael
12:30pm
Alternativas que puede dar
23-05-2002
Juan Manuel, Rafael,
Sergio.
20:00pm
Medir las callesAncho y largo
23-05-2002
Sandy
12:30pm
Medir los semáforos por segundo
27-05-2002
Juan Manuel
14:00 Hrs.
Medir los semaforos
27-05-2002
Sergio
14:00 Hrs.
Observaciones.
28-05-2002
Rafael
20:20 Hrs.
Medir los semaforos.
28-05-2002
Sergio,
Juan Manuel,
Sandy
20:20 Hrs.
Bajar informacion de la red.
30-05-2002
Rafael
14:00 a 20:00 Hrs.
Redactar Ensayo
30-05-2002
Sergio
14:00 a 20:00 Hrs.
Dar informacion recavada de calles y semaforos.
30-05-2002
Juan Manuel
14:00 a 20:00 Hrs.
Dar informacion recavada de calles y semaforos.
30-05-2002
Sandy
14:00 a 20:00 Hrs.
Dar informacion recavada de calles y semaforos y observaciones.
11-06-2002
Juan Manuel,
Sandy,
Sergio.
20:30 Hrs.
Medición de Semaforos.
04-07-2002
Sandy
13:00 Hrs.
Investigacion para documentar el proyecto.
05-07-2002
Juan Manuel
20:00 Hrs.
Tomar la aceleracion del carro.
05-07-2002
Sandy
20:00 Hrs.
Tomar datos de aceleracion.
05-07-2002
Sergio
20:00 Hrs.
Manejando el vehiculo
08-07-2002
Juan Manuel,
Sandy
Sergio
14:00 Hrs.
Relizar la Base de Datos
08-07-2002
Juan Manuel
14:00 Hrs.
Tomar los datos para la BD
08-07-2002
Sandy
14:00 Hrs.
Tomar los datos para la BD
11-07-2002
Juan Manuel,
Sandy,
Sergio
17:00 Hrs.
Visita a las agencias de autos.
11-07-2002
Sandy
14:00 Hrs.
Tomar los tipos de vehiculos, que transitan por la Av. Madero.

 

CONCLUSIÓN.

Este trabajo nos dejo mucho, aprendimos a trabajar en equipo, a continuar con los objetivos planteados a pesar de las contrariedades y estar preparados para problemas en tanto académicos o empresariales, dejando como enseñanza que para poder tener un mar de gente a nuestro cargo debemos aprender desde abajo sin ningún temor, y aprender las contrariedades que puede tener un equipo de gente todos con ideas y formas distintas.

 


inicio